miércoles, 22 de junio de 2016

¡¡¡Me ha tocado la lotería!!!


Tras diecinueve años de profesión docente y unos cuantos colegios en los que he trabajado y bastantes visitados, vistos y apoyados, tengo que decir, y puedo hacerlo sin ninguna duda, que me ha tocado la lotería.  Y eso, en esta santa profesión, es bastante complejo.

Esta semana cierro un nuevo curso escolar. Un curso muy especial porque con estos chicos he convivido, trabajado, sufrido y disfrutado mucho, pero mucho muchísimo; pocos llegan a saber la complejidad de lo que digo. Unos chicos que me han dejado una huella imborrable en muchos sentidos. En mi clase, incluso, he tenido un par de "los niños más altos del mundo" como diría Pablo Albo.

Pero la lotería me ha tocado porque tengo la suerte de tener de compañera de trabajo, así pared con pared, de "paralela" que decimos en el gremio, a una profesional y una persona de una calidad y calidez impresionante y sorprendente. 

Muchos ya la conocen porque en las redes deja una huella digital marcada por sus ideas, experiencias y proyectos que comparte con sus alumnos y sus familias todos los años. Son esas ideas locas, son sus aventuras cotidianas en el aula. Se llama Teresa y estoy convencido de que algún día alguien importante le pondrá la medalla que se merece. 

Y es un premio porque juntos compartimos charlas, filosofías, prácticas, recursos, experiencias y proyectos que rompen las paredes de nuestras aulas y nos hacen crecer como maestros. Me contagia su dinamismo y su buen hacer. Cierto es que ella acelera, que yo le freno, que ella imagina, que yo le hablo, que ambos escuchamos, que ponemos negro sobre blanco y luego le damos color. Pero es que tenemos dos paletas y dos botes de pinceles que nos permiten dibujar y pintar la escuela como nos gustaría a nosotros si fuéramos alumnos. ¡¡¡Uff, qué complicado es describir lo que se llega a hacer cuando salimos del libro de texto!!!

Señor, déjame que me la lleve allí donde vaya siempre a trabajar. No somos almas gemelas, ni mucho menos, ella es mucho más alta que yo, pero somos dos piezas que encajan y hacen mover bielas y engranajes complementarios al ritmo de músicas diversas. Hoy mismo, mientras caminábamos intercambiando impresiones y repasando la lista de materiales para el próximo curso, ya han surgido ideas para "mezclar" aulas, alumnos y horas; poner en marcha proyectos y darle "salero" a la escuela en el curso que viene en septiembre; y es que antes de cerrar éste, ya maquinamos para el próximo, ¡anda, qué!
Porque la escuela necesita de equipos, necesita romper unidades; construir algo más grande que las aulas. Mover muros y abrir puertas, ampliar libros y limpiar ventanas. Que entre más luz, que entren ideas, que entren proyectos, que se mueva, que la imaginación fluya y el ritmo sea regular pero constante. Que no haya excusa para parar. Que la implicación sea coordinada e intensa. Y eso, con Teresa, sí. Gracias por estar ahí, gracias por cruzarte en mi camino, gracias por compartir camino e, incluso, intercambiar perspectivas y mochilas.

A los maestros que estos días están cerrando programaciones, metiendo datos en plataformas administrativas, a los que están firmando informes y redactando actas; incluso a los que están opositando por conseguir un hueco en un colegio el curso próximo; a todos, os deseo, felices vacaciones de verano y una "Teresa" en vuestra vida profesional. Merece la pena.

P.D.: gracias a la mamá que nos ha pasado la foto ¡¡¡nos has pillado!!!
 

martes, 3 de mayo de 2016

Crecer en y con lo digital, en la familia y la escuela

photo credit: Tonymadrid Photography via photopin cc
Llevo desde hace tiempo reflexionando en mi aula -con alumnos y con las familias- sobre las consecuencias y repercusiones que la sociedad digital y de la información tienen en nuestro quehacer, ya sea en la escuela y la familia. Y es que las nuevas características de la sociedad actual (visual, digital, hipertextual, multimedia, online..) y los nuevos escenarios de aprendizaje y socialización son irrenunciables. Estamos en el siglo XXI y no hay vuelta atrás, la escuela y la familia no pueden quedarse en los años 70 u 80 porque para eso ya tenemos a "Cuéntame".

Desde el aula, un elemento más de trabajo a diario es el blog de clase como recurso y como diario de experiencias. Con los alumnos he trabajado diversos procesos y normas (ejemplos); también con los padres a través de las sesiones de tutoría.

¿Es seguro Internet y los elementos digitales a los que tienen acceso?
Pero... ¿es que es segura la vida?
Sí, ambas. 
Para "sobrellevarlas" lo mejor... educación y acompañamiento constante.

En el campo de la educación tiene mucho que ver todo esto de lo que hablo con algunos conceptos primordiales de nuestra labor profesional, aunque muchos no quieran aceptarlo y el "hacer oídos sordos" sea más común de los esperado y deseable; dichos conceptos son el de la identidad digital y competencia digital, también el de alfabetización mediática e informacional
La identidad digital es una faceta actual de nuestra propia identidad individual y que todos tenemos en mayor o menor medida -todos dejamos y tenemos un rastro en Internet-; se configura por el rastro que como usuarios dejamos en la Red fruto de la interrelación con otros usuarios, con la búsqueda, selección o producción de contenidos en el formato que sean (imágenes, publicaciones o comentarios en la web o un blog, sanciones publicadas por organismos oficiales, búsquedas, suscripciones, resultados académicos o laborales...). 
Aula del siglo pasado, fuente: http://coleccionescolar.com/paulaescolar.html
Actualmente estoy haciendo un curso de formación de Juan Carlos Palomino sobre pautas para fortalecer la seguridad en el uso de las tecnologías de la información en los entornos educativos y lo cierto es que los datos y los recursos sorprenden. Paso a detallar algunas ideas al respecto.

A mi interés por este tema se une que confirmo que mis alumnos tienen contacto con soportes digitales desde pequeños. Como decía anteriormente ellos y yo usamos un blog de aula desde primero de primaria; en diversas ocasiones hemos hablado del tema, en clase y en las sesiones con padres; además este año, con motivo de las celebraciones de sus primeras comuniones, hemos hablado y debatido sobre sus regalos y el uso que hacen de ellos -posiblemente luego publique una entrada sobre algunas ideas al respecto- y los datos que me ofrecen también son significativos sobre la disponibilidad del tipo y número de recursos, las condiciones de acceso, la independencia de uso, las horas de uso, etc. Y hay muchos detalles sobre los que debemos seguir trabajando.

 Nativos digitales o huérfanos digitales,  
esa es la cuestión

Cierto es que Internet y las tecnologías de la información y la comunicación en sus diversos soportes (televisión, tabletas, smartphone, ordenadores...) así como las consolas, reproductores de sonido y vídeo, etc. son fuente de información, conocimiento, aprendizaje y diversión. Todas ellas impregnan nuestras vidas en mayor o menor medida. 

Pero también me surge la duda -y más al hablar con mis alumnos- de si, aunque es cierto que tienen más habilidades que sus padres para interactuar con ellas, parece no ser menos cierto que no demuestran criterio y discernimiento en cuanto a su correcto uso. Normal, eso es cuestión de madurez y a sus edades en ello andan faltos.

Los niños, y por tanto mis alumnos, hacen un uso de carácter más lúdico de todos los aparatos a los que tienen acceso y no demasiado orientado al aprendizaje. Desde clase si que hacemos trabajos y ponemos tareas que implican a las TIC en nuestros proyectos. Facilitamos por tanto esa otra funcionalidad a las herramientas digitales pero no es suficiente. La competencia digital, hoy en día y en el futuro, será imprescindible en nuestras habilidades personales. Veamos un vídeo muy didáctico y gráfico del profesor Jordi Adell (@jordi_a) sobre la concepción de la competencia digital.


Marc Prensky acuñó el término de nativos digitales (nacidos después del 1980) en contraposición al concepto de inmigrante digital (nacidos entre 1940 y 1980). Según su teoría estos nativos digitales serían más veloces procesando información, manifiestan preferencia por elementos multimedia, trabajan en red de manera adecuada, no requieren tantos pasos a la hora de seguir procesos... pero 

Por todo ello considero importante resaltar, en cuanto al proceso formativo de nuestros menores respecto al uso de las herramientas digitales, algunos consejos de imperiosa puesta en práctica, ahí van:
  1. Todo no es adecuado para todas las edades. Los niños necesitan de la guía del adulto en el acceso, uso y disfrute de las tecnologías de la información y la comunicación y los elementos y recursos digitales. Resulta primordial guiarse por los criterios de clasificación disponibles y establecidos por profesionales para los programas de televisión, webs o videojuegos a disfrutar (podemos ver los códigos establecidos para contenidos televisivos como ejemplo en http://tvinfancia.es/tvinfancia/)
  2. Fiabilidad de lo digital. Deberemos enseñar a contrastar con criterio las impresiones, ideas e informaciones que manejan los niños en cuanto al uso de las TIC y los elementos a los que tiene acceso a través de ellas.
  3. Supervisión adulta. Los entornos de uso de las TIC deben ser supervisados por el adulto siempre. Instalar el ordenador familiar en el salón o la cocina, nunca en el dormitorio infantil; establecer contraseñas de uso compartidas, controlar los tiempo de uso y la disponibilidad de las wifis... son consejos básicos.
  4. Consumidor y productor, fortaleciendo el sentido crítico. El niño podrá convertirse, gracias a las TIC, no solo en consumidor de productos elaborados sino en generador de contenidos a compartir con los demás que lo harán ir potenciando su espíritu crítico y su análisis de los productos digitales.
  5. Tiempos de exposición. En niños menores de 2 años es mejor evitar la exposición a pantallas digitales; en los niños mayores de 3 años y menores de 12 no se debería superar la 1,5 hora de exposición a pantallas al día. Los estudios así nos lo certifican (ver aquí).
  6. Pantallas y hábitos de sueño. Para garantizar una calidad en los hábitos de sueño los médicos recomiendan que los niños no utilicen pantallas durante una hora antes de irse a la cama, eso hace que duerman mejor y al día siguiente no sean propensos a la distracción e irritabilidad.
  7. Espacios libres de pantallas. En las casas se deben garantizar espacios no digitales donde potenciar el juego, la creatividad, el descanso... Para ello el dormitorio infantil es el lugar idóneo, en él no debería haber nunca TV, ordenador, tablet, consolas o videojuegos.
  8. Planificar tiempos digitales y tradicionales. Cuando van creciendo deberemos planificar horarios para que haya tiempos para actividades variadas, la variedad es lo que nos hace crecer de manera equilibrada a las personas. Es importante reservar momentos para leer, pintar, salir a la calle a pasear o jugar, repasar cosas del colegio, practicar deportes, jugar a los videojuegos, ver la televisión, navegar por Internet e incluso tiempo para no hacer nada, relajarnos, imaginar y pensar.
  9. Proteger la intimidad. Cuidar qué se usa, con qué instrumentos, qué datos se facilitan y a quién, pensar en los permisos para usar datos personales e íntimos. Fijar claves seguras, determinar el acceso a plataformas y redes y controlar el uso de la webcam, son aspectos elementales.
  10. Potenciar el sentido común y no caer en el dicho de que "el sentido común es el menos común de los sentidos". Analizar las diferencias entre las palabras "uso", "abuso" y "adicción" para entender el valor adecuado de nuestras actividades.
Teniendo en cuenta estos consejos evitaremos que nuestros menores crezcan como huérfanos digitales. Los problemas asociados al mal uso de las pantallas y herramientas digitales se verán disminuidos y su desarrollo personal, ciudadano y social se verá potenciado.
Huérfanos digitales, niños caracterizados por disfrutar del acceso a las tecnologías, con dominio respecto a su acceso y al uso de aplicaciones, pero sin criterio en cuanto a hábitos correctos de utilización y valores a aplicar en cada momento o situación; aspectos que los hacen mucho más vulnerables ante los riesgos existentes y no favorece que se conviertan en ciudadanos digitales competentes.

Para saber más:

domingo, 1 de mayo de 2016

Leyendo, contando, cantando y disfrutando

Imagen @jmanuelgarrido
Cada vez disfruto más con los libros infantiles y juveniles -tanto álbumes, libros de ficción o los libros informativos para niños-. Perdí la cuenta de los que tengo en las estanterías de casa. Los busco o me encuentran, me los leo, los compro o los presto de una biblioteca; los guardo, los comparto, los regalo, los leo con mis hijos, con sus amigos, con los hijos de mis amigos... también con mis alumnos o con los alumnos de otros; incluso los pierdo y los encuentro. Los escucho de otros, de los que los leen o los cuentan, los recuperan y los comparten, los representan, los cantan, los narran o los susurran...

Y es que la literatura infantil y juvenil es fuente de placer, no solo para niños, también para mayores. Y no dejo de aprender más sobre ella -para muestra este botón en el blog de Bibliotecas escolares en red o el curso del CRFP "Estrategias para el Fomento de la Lectura y la Escritura: la Biblioteca Escolar y el Aula" que coordina Eva Leal y donde los libros han tenido su protagonismo junto a las bibliotecas escolares. ¡Y es que hay libros que son una maravilla o que te lo hacen pasar de maravilla!

Si nos centramos en los libros de ficción, de historias para soñar e imaginar, debemos tener presente a los muchos profesionales que nos pueden ayudar. Unos narradores, otros escritores, otros críticos, otros difusores... Me viene a la cabeza nombres de narradores y escritores de cuentos e historias como Pablo Albo o Pep Bruno; otros autores de libros más de más páginas -que no de más contenido- son muchos; también maestras y didactas de la materia como Ana Nebreda, profesores y críticos como Román Belmonte; investigadoras y difusoras como Ana Garralón y muchos más que siguen con la faena de "limpiar, fijar, dar brillo y esplendor" a los libros para niños.

Como maestro e ilusionado por estos libros intento trasmitir cierta chispa con ellos y por ellos. Por ejemplo el trimestre pasado hice una selección de libros para mis alumnos de 4º de primaria, 9 y 10 años, aquí la primera propuesta sobre el mar. Los tenemos en clase y lo cierto es que ha crecido mucho la selección inicial como era esperable.
El pasado Día del libro me fui con toda mi clase hasta la de una compañera del cole para escenificar y compartir con ellos un libro que me gustó mucho que me leyera Román Belmonte. Se trata del libro de Margarita del Mazo y Guridi titulado "El rebaño" en la editorial La Fragatina. En el blog de clase dejamos constancia de cómo fue todo, puedes leerlo aquí. Es una historia genial para explicar el sentido de que todos tengamos un rebaño de ovejas ¿tú no lo tienes?


En relación con estos libros intento asistir o traer a mi cole sesiones profesionales de narradores. Me viene a la cabeza también el Ciclo de narradores orales "Solo palabras" que se organiza para Albacete, este año en su segunda edición o las sesiones de cuentacuentos y narradores para niños a las que asisto con mis pequeños -de casa o de clase-. Así el pasado sábado 23 de abril, con motivo del Día del Libro, mi biblioteca de referencia @bpe_albacete nos trajo a Albacete a Pep Bruno con su sesión de cuentos titulada "De mi mochila traigo palabras". ¡¡¡Yo y mis piratas disfrutamos como bucaneros!!!

Fruto de lo gozado y aprendido el otro día con los cuentos contados por Pep me llevé dos de sus propuestas a una clase de 5 años de mi cole y a mi clase de 4º de primaria. En su sesión él cantaba y recitaba, nos hizo recitar y disfrutar. En clase lo que hicimos fue contar, cantar y dibujar con un libro de un poema de Antonio Rubio, Árbol de la excelente colección "De la cuna a la luna"; y luego contamos a coro la historia rimada titulada "El señor Don Nicanor" -en esta ocasión ambos de la editorial Kalandraka-. Tras cantar el primero de los libros todos juntos, pasamos a cantarlo mientras lo dibujábamos cada uno de nosotros sobre la hoja que teníamos; así podíamos llevarnoslo a casa y recordar el libro y el poema y compartirlo con las familias. Os dejo aquí la hoja utilizada y una versión cantada del poema. ¡¡¡Disfrutaron de lo lindo!!!

No lo dudéis; el leer libros, el contarlos, el compartirlos; leídos, narrados, cantados, representados, susurrados, bailados... crea momentos especiales e incluso divertidos, como en esta otra sesión en la que con toda mi clase representamos y disfrutamos del libro "Todo el mundo va" con la ayuda de las rimas y ritmos creados por Sara Iglesias para Canal Lector.


Para poder seguir disfrutando de historias como estas aquí podemos visitar algunos recursos -hay más pero estos... me gustan- por aquí los dejo:
  • Biblioabrazo, blog de Ana Nebreda con gran volumen de libros comentados y propuestas para disfrutarlos más allá de su lectura.
  • Anatarambana literatura infantil, el blog de Ana Garralón, especialista en LIJ y formadora constante de los amantes de los libros infantiles y juveniles.
  • Por los caminos de la tierra oral, el blog donde Pep Bruno comenta sus lecturas, los libros con los que convive a diario.
  • Club Kirico, asociación de libreros cuyas selecciones de lecturas me gustan mucho. Visitad su sección de guías temáticas.
  • Blog Donde Viven Los Monstruos: LIJ de Román Belmonte, para conocer otro punto de vista sobre lo publicado en el ámbito de los álbumes. 
  • Biblioteca de los elefantes, un blog de lecturas a partir de... hasta... un imprescindible coordinado por Felix Albo con una recomendación de libro a la semana.
  • Soñando cuentos un blog de tres andaluces, maestros y amantes de los libros infantiles.
  • Canal Lector, propuesta de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez donde su buscador de lecturas es siempre un referente a usar.
  • Canal de vídeos de "Entrelecturas" del Centro Internacional del Libro Infantil y Juvenil para imitar, reformular, trasladar, practicar, compartir...
  • Canal de Youtube de "Canal lector", con diversidad de propuestas.
Y hasta aquí esta entrada en la que os dejo algunas pinceladas para seguir navegando, en este caso, a través de la lectura infantil y juvenil.

martes, 16 de febrero de 2016

Gestión y comunicación del aula: evaluando ClassDojo


En una entrada anterior -Gestión del comportamiento: trasteando con ClassDojo en mi aula- presentaba la herramienta ClassDojo que empecé a usar el curso pasado con mi grupo clase. Es momento de hacer seguimiento y evaluación tras un año de su uso.
Como ya decía en dicha entrada, es una herramienta o aplicación online pensada como los tradicionales programas de "economía de fichas" pero mejorando aspectos como la participación en el aula y agilizando la comunicación con los padres al introducir la gamificación como estrategia de gestión del comportamiento. ClassDojo nos permite comunicar el progreso de los estudiantes con los padres y estudiantes.
La clave de seguir utilizando dicha herramienta web en el aula es que me facilita la comunicación inmediata con las familias y que me permite reforzar entre mis alumnos actitudes en clase como la responsabilidad, la cooperación, el esfuerzo, el orden...
Como decía en dicha entrada, mi grupo es "algo" inquieto en determinados momentos (yo soy inquieto, ¿los habré hecho inquietos?). Pero debo reconocer que han mejorado muchísimo, cosa que agradece mi salud mental y física, ;-)

En mi clase planteamos tareas en las que les propongo el trabajo cooperativo, el aprendizaje basado en proyectos, la mejora de su competencia en información, la participación en talleres... y, en todo momento, como decía, ClassDojo me ha servido para comunicarme con los padres y para reforzar sus actitudes.

Han mejorado mucho en su relación y en la dinámica de trabajo -tanto individual, en parejas y en equipos-; sin embargo, a veces me interesa seguir reforzando algunas conductas que valoro o que considero que hay que potenciar o, en otros casos, reducir. Para todo ello, la comunicación e implicación de la familia es imprescindible. En la siguiente imagen podéis ver los "positivos" y los "necesita trabajar" que tengo configurados para mi aula.

Comportamientos reforzados en mi clase

Enlazo aquí dos tutoriales en castellano dirigido a los profesores.



Este otro vídeo tutorial sirve para los padres.

Tras más de un año usando la aplicación me gusta dejar constancia de algunas ideas para que no se me olviden, como ejercicio de contraste respecto al inicio de su aplicación y para poder seguir aprendiendo con otros docentes al respecto.

¿Qué ventajas le veo?
  • Relativamente fácil de usar, una vez utilizada con asiduidad resulta sencilla de gestionar y usar.
  • Adaptabilidad, en los comportamientos a reforzar pues se pueden configurar para cada grupo-aula.
  • Plurilingüe, pues las instrucciones se pueden imprimir en diversidad de idiomas (yo he tenido que imprimirlas en árabe para la familia de una alumna nueva).
  • Inmediatez. Pues me permite enviar la información a los padres al instante.
  • Colectiva. Puedo enviar un comunicado colectivo con un solo mensaje.
  • Ahorro. He reducido drásticamente el volumen de cartas, convocatorias y notas informativas a los padres. 
  • Multisoporte. Puedo usarla desde el móvil -descargando la aplicación- o vía web desde la pizarra digital o desde cualquier ordenador.
  • Recíproca. Los padres me pueden enviar un mensaje de manera directa y privada.
  • Restrictiva. Puedo controlar el horario de recepción de mensajes suprimiendo determinadas horas o días (como los fines de semana).
  • Comunitaria. Permite crear el perfil del centro de trabajo y que distintos maestros que intervienen con un grupo interactúen en la plataforma; pasar los alumnos de un grupo a otro, etc. En mi centro ya hay un par de maestros "trasteando".
  • Visual. Resulta muy icónica con sus símbolos y datos.
  • Estadística. Me permite imprimir un resumen trimestral del comportamiento de cada uno de los alumnos y anexar el documento al boletín de notas.
  • Coercitiva. Facilita el control del comportamiento por parte del tutor y los padres a nivel individual y del grupo clase. Mis chicos se cabreaban porque decían "vaya tela, en casa ahora mis padres saben lo que ha pasado".
  • Corregible. Si te equivocas asignando puntos a algún alumno siempre puedes corregirlo y deshacer la acción errónea.
  • Gratuita.
¿Cuáles serían sus puntos débiles?
  • Dificultad inicial. Al principio a algunos padres les cuesta realizar la instalación y manejarla con soltura. Decir que la gran mayoría de mis padres la manejan perfectamente y la dificultad radica en que sus móviles tienen falta de capacidad por saturación de otras aplicaciones. 
  • Conexión. Requiere conexión a internet. En mi caso cuando la wifi del centro fallaba siempre puedo usar la conexión de mi smartphone si lo necesito.
  • Mejor en móvil que tableta u ordenador. Funciona mucho mejor cuando las familias tienen la aplicación instalada en el móvil -potencia la inmediatez-. 
  • Abuso. A veces puede abusarse de su uso y es importante controlar los mensajes en una y otra dirección; sin embargo, con la práctica, todo se regula.
  • Equivocaciones. En ocasiones, te puedes equivocar al asignar puntos a algún alumno. Si te indican el error o te percabas, siempre puedes revocar la acción.
  • Justa. En algunas ocasiones hemos tenido debate respecto a lo justo o injusto de algunas puntuaciones, sobre todo con los alumnos más "quisquillosos".
  • Distracción. Si tenemos siempre visible la pantalla de los puntos en el aula los alumnos pueden estar más pendiente de ellos y de compararse con los compañeros que de lo que deben hacer realmente.

Para leer algunas de las normas que he fijado en mi aula para su uso podéis verlas en la entrada anterior a ésta. Durante el año de uso no he tenido que modificarlas. Igualmente tenéis las instrucciones de instalación.
En fin, puedo afirmar que estoy contento con su uso. Puede ser que hayan salido otras con más puntos fuertes, pero de momento, me quedo con ella.
    Aquí dejo enlazado en uno de mis Scoop.it algunas fuentes de referencia al respecto.

    miércoles, 13 de enero de 2016

    ¿Qué hago fuera del libro de texto? Proyectos escolares de investigación documental

    nube de palabras
    En el aula todo no es, ni puede ser, trabajar con los libros de texto. La escuela es algo más. La realidad y el mundo en el que vivimos no caben en dichos libros. Las inquietudes, curiosidades, intereses... de los chicos escapan a los márgenes de las editoriales. Debemos romper la rutina y la monotonía de los recuadros y ejercicios aislados. Debemos darle un sentido práctico al aprendizaje.

    Por eso es por lo que desde hace años trabajo por proyectos en las aulas y con los alumnos. Considero que dicho enfoque activo del aprendizaje es una respuesta adecuada a la demanda de aprendizaje de competencias que nos hace la sociedad.

    En una de las últimas orientaciones publicadas por el Ministerio de Educación en el 2015 (¡no salía de mi asombro al leerla! Creo que ahí se la colaron al ministro) -Orden ECD/65/2015, de 21 de enero- se describen en el anexo II unas "orientaciones para facilitar el desarrollo de estrategias metodológicas que permitan trabajar por competencias en el aula". Y lo cierto es que creo que son las mejores que se han publicado en años por parte de nuestros responsables educativos si queremos implementar respuestas educativas acordes a las competencias acordes a desarrollar en las aulas del siglo XXI.

    En dichas orientaciones se nos mencionan (no se profundiza nada), pero eso ya es mucho, cosas como:  
    • el papel orientador del docente para el desarrollo competencial, 
    • necesidad de enfocar nuestro trabajo a la realización de tareas, que no se habla de ejercicios;
    • atención a la diversidad mediante trabajo individualizado y cooperativo,
    • alumno activo y autónomo,
    • comprensión del objeto de aprendizaje, su utilidad y capacidad de aplicarlo en diferentes contextos;
    • metodologías activas y contextualizadas en situaciones reales para potenciar aprendizajes transferibles,
    • estructuras de aprendizaje cooperativo e interactivas, fomento del intercambio verbal constante;
    • aprendizaje por proyectos, centros de interés, estudio de casos, aprendizaje basado en problemas; pero principalmente, el trabajo por proyectos;
    • uso de portafolios e incorporación de las TIC,
    • fomento de la coordinación entre docentes sobre metodologías en base a reflexiones comunes y compartidas.
    Como vemos, se introducen conceptos nuevos en la escuela tradicional y se destacan algunos que ya se estaban aplicando en muchas escuelas -pero de manera minoritaria- y con algunas miradas de extrañeza o recelo por parte de padres o compañeros.

    En esta línea va el enfoque que aplico en mi aula y en cuyo blog "Con lápiz y tizas" recojo mis experiencias y los proyectos desarrollados con los alumnos. Seguro que con muchas posibles mejoras. Pero cierto es que ha surgido de un proceso de formación rigurosa -un postgrado y unos cursos específicos sobre aprendizaje basado en proyectos-. También de leer y aprender de otras compañeras como Rosa Piquín (Oviedo), Glòria Durban (Barcelona) y Ana Cid (Málaga). Y, por supuesto, de poner en práctica inquietudes profesionales y todo lo asimilado en el aula, con mis alumnos y sus familias.

    De ahí surge la siguiente presentación. Este jueves, en la sesión del Grupo Cooperativo de Bibliotecas Escolares en Red de Albacete, la comparto con mis compañeros de formación docente. Espero sus sugerencias, interrogantes, cuestionamientos y aportaciones. Con ello, seguiremos aprendiendo.



    Parte de dicha presentación ha sido utilizada también para participar el pasado mes de octubre en el Congreso Iberoamericano de Bibliotecas Escolares #CIBES2015, celebrado por la Universidad Carlos III de Madrid y que se puede consultar aquí a la espera de la publicación de las actas finales.